La dislexia es uno de los trastornos de aprendizaje más frecuente en niños de edad escolar. Se trata de una dificultad en la lectura, casi siempre acompañada de problemas en la escritura. Normalmente los padres se dan cuenta de que su hijo no sigue el ritmo de los demás niños cuando empieza a aprender a leer. Por su parte, los maestros son los primeros en observar que presenta dificultades en lectura y/o escritura.

Hay que tener en cuenta que no podremos diagnosticar a un niño de dislexia antes de los 7 años, edad en la que debería estar consolidado este aprendizaje. Por tanto, si las dificultades en lectura y escritura son evidentes a esta edad ya podemos llevar a cabo el diagnóstico.  No obstante, nos encontramos frecuentemente niños de 5 o 6 años que presentan un retraso lector en relación a sus compañeros. Es probable que en algunos casos este retraso de supere cuando el niño madure evolutivamente. En el Centro de Psicología Camins recomendamos llevar a cabo intervención preventiva con el fin de empezar a trabajar cuanto antes en el aprendizaje lector y de la escritura y así poder minimizar en la medida de lo posible las dificultades que puede presentar.

Algunos de los indicadores de posible dislexia en niños de Educación Infantil o primer año de Primaria:

–       Empezar a hablar más tarde.

–       Problemas en la pronunciación de algunas letras.

–       Poco vocabulario.

–       Confusión de colores, posiciones, tamaños, formas.

–       Dificultades para mantener el orden secuencial en palabras polisílabas (peculila por película).

–       Dificultad para memorizar secuencias verbales: días de la semana, meses del año, abecedario, tablas de multiplicar…

–       Torpeza motriz en ejercicios manuales y de grafía.

Por tanto, en caso de que un niño presente algunos de estos síntomas junto con dificultades en la lectura recomendamos llevar a cabo una valoración de su aprendizaje para ponernos a trabajar cuanto antes.

Centro de Psicología Camins