Las estadísticas dicen que las personas que conviven en pareja viven más y con mayor calidad de vida,… si no hay conflictos.

Una relación conflictiva afecta prácticamente todas las áreas en las cuales nos desenvolvemos, sin olvidar la autoestima, la confianza en uno mismo y el estado de ánimo. Por ello, la crisis de pareja es una de las razones fundamentales por la cual se acude a la consulta de psicología en busca de ayuda profesional.

Los motivos que llevan a uno o a los dos miembros de la pareja a solicitar una terapia pueden ser múltiples: algunos quieren mejorar la comunicación, otros desean superar problemas sexuales, dificultades en la educación de sus hijos, cambios de intereses que surgen con el paso del tiempo, celos, infidelidades, falta de respeto…

La terapia de pareja consiste en un proceso terapéutico en el cual un psicólogo ayuda a las parejas a resolver los problemas en su relación. Mediante la terapia de pareja se tomarán las medidas adecuadas para la reconstrucción de la relación o la finalización de ésta.

Es recomendable acudir a terapia cuando uno o ambos miembros de la pareja sientan malestar o insatisfacción, quieran resolverlo y tengan el mismo o los mismos objetivos.

La terapia es mucho más eficaz si se comienza nada más observar el malestar en la relación que si se deja pasar el tiempo hasta desgastarla completamente.

Se trata de que la pareja se comunique y resuelva lo que quiera resolver, bien sea para recuperar la relación si ambos así lo desean, o bien para romperla. En este caso, la terapia ayudará que la ruptura sea lo menos conflictiva y dolorosa posible.

En el Centro de Psicología Camins contamos con una gran experiencia en ayudar a parejas a resolver los problemas en sus relaciones.