La voz forma parte de nuestra carta de presentación. Además, para algunas personas es su herramienta de trabajo. Pensemos por un momento en profesiones como locutor de radio, presentador, profesor o conferenciante. Sería casi imposible que pudieran desarrollar su trabajo si les fallara la voz.

Todos conocemos a personas que con mucha frecuencia pierden la voz y hacen un gran esfuerzo para que los demás podamos escucharlos. Cuando la voz no funciona bien notamos ronquera, dolor de garganta, carraspeo o quemazón.

Muchas veces es la fatiga la que nos hace quedarnos sin voz después de un día largo en el que hemos tenido que hablar más de la cuenta y hoy en día con el uso de las mascarillas esa fatiga se multiplica. Pero otras veces, esto se produce sin haber utilizado la voz más que de costumbre. Cuando tenemos dificultades con la voz, el logopeda puede ayudarnos a recuperar su funcionalidad.

Podemos prevenir los problemas de voz siguiendo algunas pautas de higiene vocal:

  • Evitar gritar y hablar alto.
  • No permanecer demasiado tiempo en ambientes secos o con humo, ya que resecan la garganta.
  • Procurar no hablar mientras se está practicando deporte o cualquier actividad física.
  • Dormir suficientemente.
  • Beber mucha agua para mantenernos hidratados.
  • Respirar en la medida de lo posible por la nariz.
  • Descansar la voz y hablar lo menos posible en procesos catarrales o faringitis.
  • Controlar la alimentación, evitar las comidas picantes.
  • Evitar los caramelos ya que resecan la garganta.

Cuida tu voz, recuerda que es nuestra carta de presentación frente a los demás y les dará información sobre quienes somos y sobre cómo nos encontramos.

Neus Franch, logopeda de Camins