La asertividad es la capacidad para defender tus derechos de forma no agresiva, sin violar los derechos de los demás.
Toda persona tiene derecho a ser quien es y a expresar lo que piensa y siente, y hacerlo de forma asertiva significa hacerlo con el máximo respeto por los demás y por uno mismo.
Para poder desarrollar una conducta asertiva, lo primero que tenemos que conocer es cuáles son estos derechos. Algunos de estos derechos asertivos son:

1. Tienes derecho a ser tratado con respeto y dignidad.
2. Tienes derecho a tener y expresar tus propios sentimientos y opiniones.
3. Tienes derecho a juzgar tus necesidades, establecer tus prioridades y tomar tus propias decisiones.
4. Tienes derecho a decir NO sin sentirte culpable o egoísta.
5. Tienes derecho a intentar cambiar lo que no te satisface.
6. Tienes derecho a cometer errores.
7. Tienes derecho a estar solo, aún cuando los demás deseen tu compañía.
8. Tienes derecho a no justificarte ante los demás.
9. Tienes derecho a pedir lo que quieres y a aceptar un NO por respuesta.
10. Tienes derecho a pedir ayuda o apoyo emocional.

No olvides que todos cuantos te rodean tienen estos mismos derechos, no solo tú. Ejerce tus derechos en libertad y respetando los derechos de quienes te rodean.
La interacción asertiva ideal es aquella en la que los participantes acaban sintiéndose mejor que antes.

Ana Egea, psicóloga de Camins