¿Alguna vez te has ido a dormir y no lo has conseguido, aunque estés muy cansado? O ¿Has ido al médico por un dolor de estómago o de cabeza y al ir al médico, las pruebas muestran que no hay nada que provoca esos dolores?
¿Qué está pasando entonces en nuestro cuerpo? ¿Por qué me pasa a mí esto?
¿Qué le pasa a tu cuerpo cuando tienes hambre? Tu barriga hace ruido y llama tu atención para que la alimentes. ¿Y cuando estás mucho rato delante del móvil, a veces te pican los ojos o te duele la cabeza? Tus ojos y tu cabeza te piden descanso.
¿Sabéis cómo se llama el conjunto de síntomas físicos que suceden en el cuerpo y que no tienen una causa médica en el propio cuerpo? La palabra es “SOMATIZACIÓN”.
Como se ha dicho, la somatización es un conjunto de síntomas físicos que ocurren en el cuerpo de las personas pero que no tienen ninguna causa médica que se pueda resolver realizando pruebas al propio cuerpo. Resumiendo, la somatización es cuando el cuerpo expresa mediante síntomas físicos lo que pasa dentro de nuestra mente.
Algunas somatizaciones son:
– Dolor de cabeza, abdominal, articular o muscular.
– Cansancio generalizado, mareos y debilidad.
– Problemas sexuales.
– Problemas con el aparato urinario, vómitos, náuseas u otros problemas gastrointestinales.
– Falta de aire o dolor al respirar.
Pero, ¿y cuál es la causa de las somatizaciones?
Pueden aparecer por diversas razones. Por ejemplo, cuando tenemos una prueba importante como un examen o una entrevista de trabajo, es normal sentir dolor de estómago, sudoración, náuseas, etc. Esto son síntomas del estrés o ansiedad que sentimos ante esta situación, y no es perjudicial sentirlos en determinadas situaciones.
Pero, en caso de sentirlos de una forma más recurrente y durante mucho tiempo, sería interesante buscar el por qué de estos síntomas.

Maite Bellés, psicóloga.