Aprender a gestionar la rabia, la frustración, el enfado…, nos permitirá desarrollar nuestra inteligencia emocional, además nos ayudará a solucionar los conflictos, y a comprendernos y comunicarnos mejor.

Para poder gestionar estos momentos, es muy útil la técnica del semáforo. En esta técnica se siguen los siguientes pasos:

• SEMÁFORO EN ROJO. Nos detenemos.

Cuando estamos en una situación molesta donde sentimos rabia, enfado, frustración…, es difícil que podamos pensar.
En esta fase debemos aprender a identificar que estamos sintiendo y como se comporta nuestro cuerpo ante esas emociones desagradables. Es necesario que nos paremos un momento y reflexionemos.

• SEMÁFORO EN ÁMBAR. Reflexionamos.

Cuando nuestro “semáforo” ya está en ámbar, debemos darnos un tiempo para pensar en lo que nos está sucediendo, entender nuestras emociones y regularlas.
Es el momento de reflexionar e intentar relajarnos para buscar una solución al problema, actuar ante esta situación o tomar una decisión.

• SEMÁFORO EN VERDE. Actuamos.

Cuando ya nos hemos parado y hemos reflexionado, estamos en disposición de pasar al siguiente paso, ahora ya podemos actuar.
En esta fase podemos:
• Poner en práctica esa solución que hemos pensado y actuar.
• Hablar con esa persona del problema y aclararlo.
• Pedir perdón.
• Escribir sobre lo sucedido.
• Ofrecer ayuda.
• ¿Qué hemos aprendido y que haremos la próxima vez?

Sabemos que cuando nuestro “semáforo” emocional se calienta, muchas veces estallamos y es difícil controlar nuestras emociones. En ese momento no podemos pensar y nos cuesta mucho reflexionar. Es por esto por lo que primero necesitamos enfriarnos, atender a nuestro cuerpo y calmarnos

ANA EGEA RODRÍGUEZ
PSICOLOGA SANITARIA CENTRO PSICOLOGÍA CAMINS CASTELLÓN